twitter

Traductor



HISTORIA DE UN NIÑO AGREDIDO



Cuando estaba en secundaria había en el grupo un niño extremadamente tímido y delgado, de baja estatura. Cuando hablaba apenas se escuchaba su voz y nuca participaba en clase. A veces los compañeros del salón le hacían burla y él jamás se defendía, no decía nada ni se quejaba con los maestros. Si sus padres sabían algo al respecto era una incógnita.



Los chicos y chicas de la clase solían burlarse de él porque sabían que jamás habría consecuencias, pero por un buen rato los malos tratos sólo eran burlas. Hasta que llegó un nuevo estudiante al salón.

El nuevo alumno había sido expulsado dos veces antes de llegar a nuestra escuela, tenía mal comportamiento y solía meterse en peleas con alumnos de otros grupos. En cuanto llegó, los abusos en contra del chico tímido subieron de nivel. Ya no eran solamente las burlas, sino que el nuevo estudiante instigaba a otros para que le robaran cosas al callado compañero o le escondieran la mochila.

Los alumnos, especialmente los varones, comenzaron a jugarle "bromas pesadas". Le daban empujones, le escondían los lápices, se burlaban de él incluso durante las clases en presencia de los profesores quienes tampoco detenían la agresión.

Finalmente, los muchachos llegaron al punto de organizar una emboscada al joven tímido. Lo sujetaron entre todos, lo empujaron de un lado al otro y lo lanzaron al aire varias veces hasta que el chico comenzó a llorar. Aún así no se detuvieron y empezaron a insultarlo. Lo que detuvo al grupo de chicos fue la intervención de la profesora de matemáticas, era su hora de clase y los chicos no se habían percatado de ello.

La profesora llevó al muchacho con la Orientadora Educativa y llamó a los padres, estaba sufriendo un ataque de ansiedad y respiraba con dificultad. Cuando regresó al salón estaba tan enfurecida con lo que había pasado que insultó con malas palabras a los alumnos. Les castigó durante la clase e hizo una nota informativa.

Después de eso cambiaron de grupo al nuevo estudiante, no lo expulsaron. El chico tímido tampoco cambió de escuela, pero a partir de entonces comenzó a faltar constantemente. El resto de los estudiante no volvió a mencionar el incidente y tampoco volvieron a molestar al muchacho introvertido.

El joven de esta historia era víctima de bullying. Como la mayoría de los chicos que son agredidos en las escuelas, sufría en silencio. Quizá pensaba que la intervención de los padres empeoraría la situación.

Aunque no todos los alumnos del grupo lo agredían, lo cierto es que nadie paraba las burlas. Incluso el día en que se amotinaron en contra de él nadie intervino, aún aquellos que no estuvieran de acuerdo con lo que se hacía.

Los profesores estaban al tanto de las burlas pues varios de ellos las habían presenciado y permitido.

El bullying es un problema social en donde saltan a la vista varios factores muy serios: El liderazgo de una persona antisocial que abusa de otros, el anonimato de los que no están de acuerdo con la agresión y la complicidad de las propias autoridades.

No es un problema individual que el chico agredido deba enfrentar solo. Y desafortunamente tampoco es un fenómeno que se limite a las aulas, pues suelen repetirse escenas así en el mundo adulto.

Es por eso que expondremos aquí información para enfrentar este problema. Artículos que puedan ayudar a tanto a los padres de familia como a los estudiantes para actuar de la forma correcta si entran en contacto con este fenómeno, o bien estar preparados para controlar este mal en algún futuro.

Sean bienvenidos y recuerden que pueden ponerse en contacto con nosotros por medio de los comentarios o bien a través del formulario "Contacto".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada