twitter

Traductor


Recibimos hace poco la siguiente consulta:

CAMBIARSE DE ESCUELA


"Hola creo que mi hijo es víctima de bullying, he ido infinidad de veces a hablar con su maestra la cual se limita a decir que ella no es la nana de mi hijo y tratan de tapar diciendo que el niño agresor tiene problemas de conducta y ya está en tratamiento psicológico. No se qué hacer, le he preguntado a mi hijo si lo cambio de escuela y me dice que no pues perdería a sus amiguitos. Mi niño tiene 7 añitos, si pudieran darme un consejo se los agradecería muchísimo".

Primero que nada, hay que estar seguros de la situación real que vive el pequeño. Algunas señales de alerta se pueden ver en nuestra entrada "Detectar el bullying".

Ahora bien, si la maestra no está colaborando en la solución de un conflicto escolar, el que sea, hay que acudir con la dirección, y si no hay respuesta entonces con la inspección de la zona escolar. En la zona escolar estar obligados a darle seguimiento al tema y al menos sugerir cómo acabar con el problema. Está bien que no se criminalice al niño agresor, pero las autoridades escolares tampoco deben tolerar esa conducta.

Respecto a cambiarse de escuela, esa es una decisión que le corresponde exclusivamente a los padres y a nadie más. JAMÁS se le debe consultar eso al niño, además piense en la edad del menor ¿realmente cree que un niño de 7 años sabe cuál es la mejor escuela para él? ¿la que dará mejor educación? ¿la que tendrá los mejores maestros o el mejor ambiente?, es injusto para él cargarlo con una responsabilidad adulta, mamá y papá son por ahora los guías y no al revés. Si usted considera que lo mejor es un cambio de escuela entonces hágalo, igualmente su hijo hará nuevos amigos; pero sería conveniente tomar en cuenta lo siguiente:


  • Llevar al pequeño a terapia. Una agresión a una edad tan corta es difícil de manejar, llevarlo con un terapeuta le ayudará a superarlo, a entender que no todos los niños son agresores y a tener herramientas para enfrentar situaciones así si se vuelven a presentar.
  • Visite la nueva escuela antes de inscribirlo, hable con los maestros y averigüe si ha habido casos de abuso escolar y cuál ha sido la reacción de las autoridades escolares ante esas situaciones.
  • Acérquese a organizaciones que manejan el tema, ellos le pueden dar una mejor orientación y le ayudarán a resolver conflictos presentes y futuros. Fundación en Movimiento es un ejemplo, además de que en su página de Internet se pueden denunciar casos de bullying.



Lo ideal sería que el problema se pudiera solucionar y que las autoridades escolares colaboraran en esa tarea, también hay que tomar en cuenta que demasiados cambios de escuela le pueden provocar inseguridad al menor. Aquí es como en la medicina, cuál de las dos opciones le causará menos riesgo al niño ¿quedarse o cambiarse? La respuesta depende de la gravedad del caso, si su hijo todavía siente ganas de ir a la escuela y de quedarse, quizá no sea una situación sin remedio; pero definitivamente debe haber una intervención de la escuela para que la cosa no pase a mayores. 


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada