twitter

Traductor


La participación de los padres de familia en la escuela es bastante notoria en los niveles preescolar y primaria.


PARTICIPACIÓN DE LOS PADRES DE FAMILIA EN LA ESCUELA


Sin embargo, el nivel de participación de los padres de familia en la escuela suele decaer cuando se llega a secundaria y es prácticamente inexistente en bachillerato.

De hecho, todavía hace unos años, cuando los muchachos llegaban a secundaria sus padres ya no los iban a dejar a la escuela, mucho menos recogerlos. Si acaso, la única intervención de los padres de familia era firmar boletas y tal vez acudir en caso de algún llamado de la dirección por mal comportamiento.

En bachillerato ni hablar, los padres de familia ya no se asoman a las escuelas ni por accidente. Pareciera que a partir de esa edad, la única responsabilidad de los padres de familia es mantener a sus muchachos (brindarles alimento y un lugar donde dormir) hasta que terminen la universidad y listo.

Pero en estos tiempos las cosas están cambiando, las escuelas de nivel secundaria y bachillerato están exigiendo la vuelta de la participación de los padres de familia en la escuela. El mensaje es claro: todavía no es tiempo de dejar solos a los muchachos, todavía requieren atención paterna. Y tiene su razón de ser.

Justamente el aumento del bullying y las adicciones en los últimos años, es lo que ha animado a las escuelas a motivar a los padres a estar más cerca de sus hijos, sobre todo en nivel secundaria en donde se encuentran más expuestos a estas situaciones y en donde los padres de familia suelen alejarse más.

Por esa razón, tratan de que los padres de familia estén más cerca y colaboren en mayor medida con la escuela a fin de que los alumnos tengan mejor éxito tanto en la esfera académica como social. Además, el nivel de conflicto es tal, que las escuelas ya no pueden cargar por sí mismas con toda la responsabilidad. Por eso están llamando a los padres de familia a no desaparecer en cuanto sus hijos entran a secundaria, sino por el contrario, estar mucho más cerca.

Y es que los padres muchas veces confunden "independencia" con "abandono". Cuando sus hijos son más pequeños, se entiende claramente que deben cuidar de ellos y estar al pendiente de sus calificaciones así como de sus amigos, después de todo aún no están listos para valerse por sí mismos; pero cuando llegan a la adolescencia, los padres muchas veces se ven confundidos con esos cuerpos que parecen casi adultos y creen que ya es momento de que hagan muchas cosas por sí mismos, incluyendo resolver TODO lo relacionado con la escuela.

No es así, aunque los jóvenes de nivel secundaria sean mucho más independientes y muestren claros signos de desarrollo físico, aún necesitan que los padres estén al pendiente de su desarrollo académico y sobretodo emocional, ya que es precisamente una de las etapas clave en el desarrollo de la personalidad.

El aumento notorio en los casos de bullying en los últimos años, debería ser por sí mismo una invitación a los padres de familia para estar más cerca de la escuela y lo que sus hijos viven en ella, considerando además que una buena parte de su día la pasan viviendo en la escuela.

0 comentarios:

Publicar un comentario