twitter

Traductor


Definitivamente una de las cosas más difíciles para quien fue víctima de bullying es sanar su dolor y seguir aprendiendo a perdonar.


APRENDIENDO A PERDONAR


Ir por el camino aprendiendo a perdonar no es fácil cuando has sido abusado, golpeado e insultado en tu adolescencia, en la etapa más sensible de toda de tu vida. Sobretodo, porque cuando somos adolescentes, llegamos a creer que esas situaciones nos perseguirán el resto de nuestras vidas, generamos odio y resentimiento hacia nuestros agresores.

Para algunos, el proceso de sanación de esas agresiones tarda años. Muchos nunca llegan a perdonar a sus agresores ¿por qué deberían hacerlo?

Una de las caras más tristes del bullying, es que hay ocasiones en donde los chicos literalmente no saben lo que hacen, sobretodo aquellos que no iniciaron con la agresión pero que siguieron al agresor en todos sus abusos. Les parecían bromas divertidas o mera forma de matar el tiempo, realmente la víctima les era completamente indiferente, no les importaba si sufría o no porque no era su amigo ni familiar, sólo otro más del montón.

Es triste porque las víctimas pueden pasar meses y años preguntándose qué hicieron ellos para que los otros los maltraten de esa manera, es difícil perdonar porque en su mente los agresores los hicieron sufrir sin ningún miramiento y por lo tanto dejan de ser personas para convertirse en delincuentes.

Aprender a perdonar en estas circunstancias no es fácil, de hecho se vuelve mucho más difícil porque rara vez se vuelve a ver a estos agresores, y muy rara vez ellos se llegan a disculpar por sus acciones pasadas.

Sin embargo hay veces en que sí sucede. Así le pasó hoy a un gran amigo que sufrió bullying durante la adolescencia, y que tardó años trabajando el tema en terapia para cerrar las heridas que dejó esta etapa de su vida. Fue aprendiendo a perdonar poco a poco en un duro proceso y le fue muy difícil; pero gracias al mensaje de hoy, esa carga se aligeró un poco más:


"Veo en facebook que estás muy contento y me da gusto saber que estás bien. Solo quiero pedirte una disculpa por haber sido pesado contigo en nuestra adolescencia y quiero que sepas que trato de educar a mi hija para que no cometa los mismos errores que yo cometí. Espero que sigas teniendo una vida feliz, te lo deseo de corazón. Un abrazo."

"Hoy sentí la necesidad de enfrentarme a una de las muchas cosas que como todos, he hecho mal. Una de ellas era darte mis más sinceras disculpas por haber sido un bully contigo. Uno como niño no mide la dimensión de las cosas y crees que hasta estás en tu derecho de tratar de demostrar una superioridad ilusoria, que no sirve para nada más que para empobrecer el alma. Hoy lo sé y es diferente. Me da un gusto enorme saber que sigues creciendo y que tanto lo bueno como lo malo te ha formado en la persona que eres hoy en día. Agradezco tus palabras y tu buena onda. Sigamos con lo nuestro, tratando de hacer siempre bien las cosas Lo que necesites, aquí estamos!"


Claro, esto no quiere decir que todos los abusadores se lleguen a arrepentir; pero es bueno saber que sí es posible que en un futuro su perspectiva cambie lo mismo que sus acciones, y que están haciendo cosas para romper con ese sistema abusivo. Tampoco los excluye de sus responsabilidad de aquel entonces, ni es justificación para el actuar de los niños que actualmente abusan. Sólo es un recordatorio, para quienes están tratando de sanar sus heridas, de que es posible seguir la vida sin rencor por aquellos que nos dañaron y que no es necesario sufrir toda la vida por un mal episodio.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada